En varios estudios se ha observado que aproximadamente el 25% de las personas experimentan mucho miedo a la hora de hablar en público aunque sólo el 0,5% le supone de una intensidad tal que le interfiera en su vida profesional o personal.

Por suerte o por desgracia y a diferencia de otros miedos más específicos, se trata de una situación cotidiana tanto en el ámbito laboral como el personal. Puede tratarse de una presentación para la compañía en la que trabajes o un brindis en una cena de amigos. Generalmente quienes padecen este tipo de miedos suele tener un elemento común con respecto a su estímulo fobico: miedo a expresar ideas, opiniones o valores ante un grupo de personas.

Aaunque en algunos casos, el miedo puede estar circunscrito a una situación única como puede ser la de hacer una presentación ante un grupo amplio, suele ir asociada a otras situaciones que causan igualmente ansiedad como puede ser relacionarse con personas con personas con mayor estatus en su empresa, con mujeres atractivas etc.